26 Settembre 2017
12:28

Instituto Provolo, abusos sobre niños sordomudos: en exclusiva los documentos confidenciales del Vaticano

Un documento inédito prueba que el Vaticano y uno de los más altos cargos de la Magistratura de Verona sabían que en el Instituto Provolo de Verona se habían cometido abusos sobre niños sordomudos por almenos tres personas curas y laicos: exclusiva de Fanpage.it.
A cura di Sacha Biazzo

[Versión en español. English versionLeggi in italiano]

En la historia del caso del Provolo de Verona, el escándalo de los abusos sexuales sobre niños sordomudos por curas y personas religiosas, hay un pasaje clave. Se trata de la comisión de investigación independiente que el Vaticano concedió para comprobar posibles responsabilidades por parte de los curas. El mismo delegado del obispo de Verona, monseñor Mazzoni, declara en una carta del 2010 que la comisión en función de las normas canónicas debería ser “llevada a cabo por organismos de la Iglesia misma”, pero, para asegurar su imparcialidad, será encargada a organismos laicos.

Por primera vez, la Iglesia parece querer llegar al fondo del asunto, de tal manera que para presidirla fue llamado un laico, no un clérigo. Se trata de Mario Sannite, un magistrado jubilado que había sido presidente de la división criminal y después del tribunal de apelación de Verona. Aunque esta operación fue lanzada como un verdadero acto de apertura de la Iglesia hacia las víctimas, hoy, uños años después, algo no está bien. Los actos de la comisión, de hecho, fueron clasificados como confidenciales que ni siquiera las víctimas pudieron verlos. Fanpage.it, pero, consiguió algunos de esos documentos y hoy puede publicarlos en exclusiva.

En el informe que Sannite envia al Obispo de Verona Giuseppe Zenti el 9 de octubre de 2011 (la fecha es importante), la tesis del juez es muy clara. La Asociación de sordomudos, “manejada” por el presidente Giorgio Dalla Bernandina, resulta sospechosa de haber denunciado los abusos de pederastia para chantajear a la Compañía de Maria (el organismo que gestiona el Provolo), entonces por la mera existencia de intereses económicos. A prueba de eso, el hecho que las denuncias llegaron después de unos años y – escribe el juez – que fueron publicadas en los periódicos. Es decir, el magistrado que tenía que investigar los abusadores acaba por investigar las víctimas, mientras acoge las versiones de los curas. Leyendo su informe, de hecho, resulta que “no hay motivos para dudar” que Don Rino Corradi no estaba en el Instituto cuando ocurrieron los abusos, y Don Micheloni también, mientras que Don Danilo Corradi sì estaba, pero los sordomudos quisieron atraparlo porque él no quería darle una habitación para alquilar. Sólo para Don Piccoli, en cambio, los cargos tienen “carácter verosímil”.

En esencia, no hay culpables (excepto Don Piccoli), y sobre todo el asunto pesa la “sospecha” que los sordomudos están actuando de mala fe. Aun así, solo unos meses antes el doctor Sannite, entrevistado en un episodio de Matrix el 24 de mayo de 2011, declaró que “al menos tres personas, curas y religiosos, admitieron haber cometido actos de violencia sobre menores”. Dentro de 4 meses, entonces, estos testimonios habían desaparecido, parece como si nunca hubieran existido. En la carta que envía al obispo, al final de las investigaciones, no hay señales de confesiones. Al contrario, los curas tienen una coartada perfecta, de la que no hay motivos para dudar.

La incongruencia es tan grande que pedimos cuentas directamente al juez, que nos contestó lo siguiente: “Sí, alguien confesó, pero no recuerdo quién”. Aun consultando varias veces su archivo, Sannite no encontró rastros de esas tres confesiones. “Yo estoy seguro – añade – que algunos de los que fueron acusados durante nuestra investigación admitieron, tanto es así que habían sido objeto de medidad sancionadoras y por eso fueron alejados del Instituto y transferidos a otra asignación”.

Entonces, durante las investigaciones de una comisión instituida para determinar las responsabilidades de los sacerdotes, unos curas admitieron haber abusado de niños sordomudos, pero sus testimonios no fueron tenidos en cuentas. Sin embargo, el punto más oscuro de todo este asunto se refiere precisamente a los curas desplazados al extranjero de los que habla Sannite. Éste es por ejemplo el caso de Nicola Corradi, detenido el noviembre de 2016 en Argentina porque acusado de abusos por parte de otros niños sordomudos del Instituto sudamericano del Provolo. Pedimos al juez por qué en el 2011 no había investigado a él también, ya que la víctima Gianni Bisoli hizo su nombre.

El juez, quizás pensando de decirnos algo ya conocido, hace unas revelaciones muy importantes. “Don Nicola Corradi – dice – es definitivamente uno de los que recibieron las medidas sancionadoras de ese tipo. Don Nicola Corradi fue trasladado a Argentina por eso, porque acusado de hechos de ese tipo. Lo sé porque hablando con Don Mazzoni [el vicario judicial del tribunal de la Iglesia], hablando con el obispo, me enteré de eso.”

Según el Presidente de la comisión, entonces, en los círculos esclesiásticos se sabía que Don Nicola Corradi había sido trasladado por las acusaciones de abusos. Lo sabía el monseños vicario y lo sabía el obispo. Y, entonces, ¿por qué la curia no lo detuvo? ¿Por qué ha intervenido antes la magistratura 5 años después?

Este es un aspecto que tiene que ser aclarado ya que la Curia de Verona podría ser mencionada por responsabilidades omisivas en el caso de Corradi. De estos traslados, pero, no hay rastro en los documentos de la comisión en nuestro poder.

Las incongruencias en el trabajo de esta comisión, pero, son muchas. Los sordomudos que acusaron a los curas eran 67, pero la comisión solo escuchó 17. Los curas acusados eran 29, pero en el documento en nuestro poder solo hay 4 curas interrogados. Y hay algo más. La parte principal de la reconstrucción de lo sucedido se basa sobre el caso de Gianni Bisoli, una de las víctimas de abusos, cuyo testimonio ha sido desacreditado como algo inverosímil, descrubiendo sólo tras años que uno de los documentos con el que el testigo no fue considerado creíble había sido falsificado. El mismo Sannite admitirá la existencia de esta falsificación en una entrevista de Andrea Tornago en el Fatto Quotidiano.

Por último, un detalle revelador: uno de los religiosos sobre el que se pronunció la sentencia, Hermano Lino Gugole, en el mes de agosto de 2011 resulta estar muerto mientras en el mes de noviembre de 2012 se da por vivo por parte de la comisión, en una carta que el vicario judicial, monseñor Giampietro Mazzoni, escribe a las víctimas de abusos para informales de las medidas que la Santa Fe ha adoptado contra los curas pedófilos.

Aquí podemos leer el veredicto de este trabajo que ha durado años. A pagar por todos los cargos es un solo cura: Don Eligio Piccoli, el único que recibió un precepto penal por parte del Vaticano por los hechos del Provolo. Don Piccoli ha sido condenado a una vida dedicada a la plegaria y a la penitencia, a la prohibición de contactos con menores y a la estrecha vigilancia por parte de hombres encargador por el Obispo de Verona. Otros curas, en cambio, han recibido medidas más leves como alejamientos y admoniciones.

¿Por qué tuvo que ser Don Piccoli quien recibió este precepto penal? ¿De qué culpa mayor se manchó con respecto a otros sacerdotes acusados? Es una pregunta a la cual sería facil contestar, pero también su interrogatorio es un secreto.

Las victimas que desde hace casi 30 años esperan verdad y justicia se han dirigido muchas veces a este organismo “independiente” para conocer los nombres de los amotinados que confesaron y la naturaleza de esas confesiones. “Estos actos han sido obtenidos por una comisión laica, aunque haya sido instituida por la Iglesia, ha sido deliberadamente encomendada a organismos laicos para garantizar objetividad y transparencia, – declaró Francesco Zanardi, presidente de la Red el abuso – ahora no pueden invocar el secreto papal sobre estas investigaciones, las víctimas de abusos sexuales por parte de curas pedófilos tienen derecho a conocer la verdad”.

Traducción: Katia Valentino

Usa, ore di terrore in Nebraska: 42enne uccide i vicini di casa e poi dà fuoco alle loro case
Usa, ore di terrore in Nebraska: 42enne uccide i vicini di casa e poi dà fuoco alle loro case
Vaiolo delle scimmie, l'Oms dice che il vaccino non basta e bisogna limitare i partner sessuali
Vaiolo delle scimmie, l'Oms dice che il vaccino non basta e bisogna limitare i partner sessuali
Le notizie del 25 luglio sulla guerra in Ucraina
Le notizie del 25 luglio sulla guerra in Ucraina
Più che un giornale
Il media che racconta il tempo in cui viviamo con occhi moderni